Checkout
Cart: 0,00 - (0 items )

Nuestros smartphones «conocen» y comparten más datos personales de los que creemos

Los dispositivos móviles se han transformado en un componente básico en nuestra vida cotidiana, ya que nos brindan toda la información que necesitemos en cualquier lugar y cualquier momento.

No obstante, de lo que no somos conscientes realmente es que la información que nosotros vemos y recibimos en nuestros smartphones, tan solo es una minúscula parte de todos los datos que llegan a generar. Y es que en base a nuestro comportamiento y actividades, los dispositivos generan un perfil digital sobre nuestras vidas.

Incluso os podemos decir que en muchas ocasiones se comparten dichos perfiles con otras compañías y son utilizados en decisiones ante las que nos podemos topar en el futuro, mayoritariamente sin nuestro consentimiento ni conocimiento.

La tecnología integrada que tienen los smartphones facilitan la motorización  de nuestra conducta, tanto en el uso activo que hacemos en el terminal como las que funciona en segundo plano. En esta última se incluye nuestro historial de búsqueda, ubicaciones, actividades en redes sociales, finanzas, estado de salud, etc; todo eso lo produce con los metadatos. De esta manera se generan la publicidad que podemos ver en base a nuestras preferencias e intereses, pasatiempos o interacciones sociales.

Un reciente estudio del MIT, demostró que los metadatos de nuestro correo electrónico pueden ser utilizados para mapear nuestras vidas. De esta manera, se puede saber que tipo de creencias tenemos, a que religión pertenecemos, opiniones políticas, orientación sexual, etc.

Existen empresas que compran y venden estos datos para sacar el máximo beneficio propio de cara al futuro, ya que conocerán nuestros ingresos, educación, estado civil, o estructura familiar. De hecho, hay otro estudio que revela que siete de cada diez aplicaciones para dispositivos inteligentes comparten los datos con compañías de seguimiento de terceros.

De esta manera se crean imágenes detalladas sobre nosotros, por lo que en ocasiones los smartphones se consideran dispositivos de vigilancia. Así las firmas interesadas podrán ofrecernos servicios personalizados y publicidad dirigida, lo que resulta estremecedor dado el grado de acierto. Además esta publicidad influye en nuestros hábitos de compra, o por ejemplo, aquellas que tienen problemas económicos podrían ser blanco de publicidad de préstamos bancarios o similares.

Esta publicidad también permite a las empresas discriminen a ciertas personas o negar la igualdad de oportunidades según la información recopilada, muy diferente a la publicidad tradicional. Las aplicaciones de compras y pagos, también permiten conocer la situación económica de los usuarios en cualquier instante, lo que resulta de muchísima utilidad para algunas empresas.

Entonces podemos saber que la mayoría de personas que utilizamos smartphone estamos expuestos a todos estos riesgos, ya que resulta muy difícil detectar la variedad de formas en las que se recogen y se utilizan nuestros datos en estos dispositivos.

 

 

Write a Reply or Comment:

Back to top